Impactos y Desafíos en Latinoamérica
Impacto del COVID en LATAM

Situación en America Latina

grabacion
E

n los últimos meses hemos escuchado muchas veces que la música fue uno de los primeros sectores más afectados por Covid y será uno de los últimos en recuperarse de él. Esto es especialmente cierto para América Latina.

El PIB de la región había estado creciendo a un ritmo lento desde mucho antes de la pandemia, pero ahora es probable que sufra un retroceso de 10 años.
Países como Chile ya estaban paralizados por los disturbios sociales del año pasado y apenas comenzaban a recuperarse cuando llegó el virus.

Varios territorios de América Latina están experimentando las cuarentenas más largas del mundo, con bloqueos completos hasta julio. En el momento de la grabación, los conciertos en vivo aún no están permitidos en México o Colombia, salvo algunos autocines esporádicos. En otros territorios lo son, pero con fuertes restricciones que los hacen financieramente inviables.
Uruguay es uno de los pocos ejemplos que logró controlar la pandemia y pudo permitir el regreso de una paulatina normalización de actividades en junio.

Impacto y Desafíos
E

l impacto en la industria de la música se siente más intensamente aquí que en otros territorios. Algunos ejemplos:

En Argentina, la asociación comercial local ASIAr estima la pérdida de ingresos de las discográficas en más del 50% en promedio. El 80% de ellos tuvo que posponer las grabaciones debido a la pandemia y tendrá que despedir a 1,7 empleados en promedio.

Una encuesta realizada por DataSIM en marzo reportó un impacto de más de 565 millones de dólares y 1 millón de profesionales afectados en Brasil, con el 80% de los eventos cancelados o pospuestos.

En Chile, según el Observatorio Digital de la Música Chilena, más del 90% de los programas tuvieron que ser suspendidos, se estima una caída económica anual de más del 41% para 2020, y alrededor del 80% de las compañías de música se arriesgan a despidos y quiebras en el país. próximos meses.

A pesar de los contratiempos, el sector de la música ha respondido y entregado contenido inspirador que nos está ayudando a superar la crisis. Pero también está cuestionando muchos de sus modelos y poniendo una lupa en las deficiencias que ya conocíamos, como la precariedad estructural del streaming. Muchas compañías de música latinoamericanas dependían en gran medida de los ingresos en vivo y, sin la posibilidad de reproducir programas, la brecha de valor digital se ha vuelto aún más evidente.

covid musica
Apoyo y Cooperacion
L

as industrias culturales y creativas necesitan mecanismos de apoyo y el desarrollo de medidas de estímulo, ya que la sostenibilidad financiera del sector está en peligro. Pero a pesar de los llamados a los gobiernos para que aprueben planes específicos, sus respuestas han sido desiguales y, en general, insuficientes en toda la región latinoamericana.

Esta pandemia ha reforzado la importancia del papel de las asociaciones comerciales en la sensibilización del público y la lucha por mejores condiciones para los profesionales de la música. La ausencia de representación en territorios clave, como México, Colombia y Perú, ha privado al sector de un diálogo efectivo con sus gobiernos. Por tanto, no se han aprobado planes sectoriales específicos, siendo la cultura y la música la menor de sus prioridades.

Y, donde se pusieron a disposición medidas de apoyo general, la falta de censos de empresas y artistas, y el hecho de que la economía sumergida todavía es enorme, significó que muchos no pudieron beneficiarse de ellas. Para sentar las bases de una recuperación duradera, más allá de la crisis actual, se deben impulsar modelos de proximidad productiva, considerando las pequeñas y microempresas que integran la industria musical independiente, fomentando la profesionalización y el desarrollo de capacidades.

Más que nunca, la cooperación internacional está resultando fundamental para responder a la pandemia. Y será aún más vital después. Es fundamental garantizar el intercambio de conocimientos y experiencias a través de la cooperación descentralizada. Un ejemplo es el grupo de trabajo de la Red LatAm de WIN, donde el personal de la organización, nuestras asociaciones en la región y las personas en territorios clave, están trabajando juntos para ayudar en los esfuerzos asociativos y con la defensa, compartiendo información y recursos útiles.

A pesar de todos los desafíos que enfrenta la región latinoamericana, confiamos en que los independientes, como actores globales con un significativo poder de transformación y convocatoria, conducirán a una reconstrucción mejor, más fuerte y más inclusiva de la industria de la música después de la pandemia.

covid

Otras Noticias